En la mañana de ayer más de 20 entidades y organizaciones sociales granadinas presentaron en la Subdelegación del Gobierno de Granada un comunicado de repulsa frente a la posibilidad de abrir un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) Motril o en la costa de Almería, como anunció el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, el pasado día 10 de Julio.

 

CIE congra

 

En el comunicado, estas entidades, representadas ayer por Manuel Castillo, de la plataforma Acciónenred de Andalucía, expresan su rechazo a la construcción de nuevos CIES por considerarlos un instrumento inútil para los objetivos que persigue. Según estas asociaciones, los centros suponen una acción represiva al control de los flujos migratorios, donde la vulneración de los Derechos Humanos ha sido profusamente documentada y denunciada por diversos organismos oficiales y ONG. Estas organizaciones estiman que se ha de proceder al cierre de estos centros de internamiento y dotar de un sistema alternativo de acogida más solidario, así como evitar la creación de nuevos centros.

Respecto a esta idea de proponer acciones alternativas, Castillo declaró que “la internación de estas personas en los CIES se produce para que estén localizadas, para después proceder a la tramitación de su expulsión” declaró.

“Se pueden buscar otras alternativas a través de las cuales no sea la Policía la que se encargue de vigilar y controlar a estas personas, sino que puedan ser trabajadores sociales o funcionarios del Gobierno que alojen en pisos de protección oficial o albergues a los inmigrantes. Lugares con unas condiciones de alojamiento y no de privación de libertad” dijo Castilla.

Así, según argumenta Castillo, “estas personas estarían localizadas y además podrían tener un asesoramiento jurídico y un régimen de visitas normal, y no en horario de presos”.

El representante de las asociaciones pidió además que en las alternativas a los CIES se cumplan los derechos humanos universales y unas condiciones dignas para que, durante el periodo que los inmigrantes pasan en España (que oscila entre los 40 y 60 días), se sea respetuoso con los derechos humanos hacia ellos.

Castillo denunció que las condiciones en las que los inmigrantes conviven en los CIES se vulneran muchos derechos. “Se han documentado mujeres embarazadas en los centros, a personas que están en derecho a solicitar asilo y no pueden formalizar su situación, y a otras que están pendientes de ser deportadas por otro motivo que no son la llegada a nuestro país sin papeles”.

Por último, las asociaciones instan al delegado del Gobierno a que renuncie a la idea de construir nuevos CIE y advierten que en el futuro, de confirmarse la noticia y seguir adelante con el proyecto, están dispuestas a movilizar a la sociedad granadina